Radial Nororiente: Gran autopista, pésima tarificación


(Columna diario La Tercera, 20 de marzo de 2009)

Por: Patricio Arrau P.



Es un agrado recorrer la nueva autopista Radial Nororiente inaugurada recientemente. En 21 kilómetros une la Ruta 5 Norte (R5N) con Vitacura a la altura de Vespucio con Costanera Norte y Escrivá de Balaguer. El estándar de la nueva autopista es muy bueno, con suaves curvas y pendientes, 3 túneles y 3 viaductos. La última carretera concesionada urbana se espera sea clave para el desarrollo de una nueva zona urbana entre Vitacura y Colina. Sólo los arrieros de ambos lados se conocían y encontraban en sus labores de arreo en los cerros que aislaban ambas comunas. Ahora los vecinos se pueden visitar en sólo 10 a 15 minutos. Gran autopista. Muy necesaria para potenciar un suelo que de otro modo tendría poco valor. Una evidente externalidad positiva para el futuro desarrollo urbano de la zona.

Como residente de la zona norte de Santiago y apoderado del Saint George´s he estado esperando ansiosamente la inauguración de la autopista. Las concesiones de autopistas es una de las más certeras políticas seguidas por los gobiernos de la Concertación, tanto interurbanas como urbanas. Es inimaginable pensar en la pesadilla que sería Santiago sin ellas. La acertada decisión del gobierno del Presidente Lagos de expandir las concesiones interurbanas de su antecesor, ejecutadas por él mismo en su calidad de ministro de Obras Públicas, introduciendo las nuevas tecnologías de portales electrónicos y los tags en las versiones urbanas, es un acierto de política pública extraordinario. Hemos podido descubrir que los automovilistas estaban muy dispuestos a pagar por autopistas de calidad. Ello dejó de ser un punto controvertido. Aquí surge la primera pena al recorrer la autopista. En lugar de portales electrónicos existen 2 portales de peaje de pago manual. Lo que queda latente no es la molestia de tener que detenerse a pagar. Queda meridianamente claro que esta anacrónica tecnología manual no permite aprovechar adecuadamente la conectividad de la carretera, generando ineficiencias evidentes y subsidios cruzados odiosos. Es incomprensible, además la tarificación elegida para ambos portales. Vamos por parte.

Recorrer la autopista desde la R5N o Los Libertadores hasta Vitacura cuesta $ 3.100, lo que se compara con los aproximadamente entre $ 1.100 y $ 1.200 que sale el mismo recorrido por Vespucio Norte, incluido el pago del Túnel San Cristóbal. La nueva autopista perderá la oportunidad de capturar el tráfico que viene del norte hacia Vitacura y Providencia, y por ende no permitirá descongestionar la zona de la Pirámide y Túnel San Cristóbal. Se mantendrá por mucho tiempo subutilizada hasta que se densifique la zona en torno al enlace del Valle que sólo paga un portal hacia Vitacura. Asimismo, la poca flexibilidad de los portales manuales no permitió conectar el tramo de 3,5 kilómetros entre la R5N y la Autopista Los Libertadores, pues en ese tramo no hay portal. Yendo al oriente desde la R5N no se puede salir en la autopista los Libertadores y yendo hacia el sur por ésta última no se puede tomar la nueva autopista hacia el poniente. Las ineficiencias de conectividad son evidentes cuando no están los portales electrónicos que permiten tarificar por tramos y admiten por ende una mayor conectividad, es decir, mayores entradas y salidas.

Otra extraña distorsión es el precio de cada uno de los portales. Los 6 kilómetros desde la R5N hasta el enlace del Valle en hora punta cuesta $ 1.550 y los 15 kilómetros entre dicho enlace y Vitacura otros $ 1.550. Extraña tarificación puesto que es el segundo tramo, el que tiene los 3 túneles y los 3 viaductos. El primero es plano y probablemente de bajo costo de expropiación

No se trata de reclamar por los costos ni el precio, pues está muy claro que las carreteras pagadas deben ser rentables, sino más bien se trata de reclamar por las ineficiencias del diseño tarifario y su anacrónica tecnología. LA autoridad y las concesionarias deben hacer un esfuerzo por incorporar los portales electrónicos en las antiguas concesiones interurbanas y en esta última concesión. Es evidente que donde existen ineficiencias de diseño existe una posibilidad de recontratación que es mejor para todos, y en este caso se justifica el intento. La Fiscalía Nacional Económica debiera investigar el mercado, pues bien pudiera ser que exista algún interés particular que actúa como barrera que impide el evidente beneficio social de introducir la nueva tecnología en las concesiones de peaje manual. Pero ese es toma de otra columna.



Bajar archivo pdf





Gerens S.A.
Avenida Suecia 0142 oficinas 1201 y 1202 - Providencia, Santiago - CHILE
Tel.(+56 2) 2230 9600 - Fax(+56 2) 2230 9615
contactogerens@gerens.cl