Entre Frei y Piñera


(Columna diario La Tercera, 17 de abril de 2009)

Por: Patricio Arrau P.



Este año el país se apronta a la quinta confrontación democrática por la presidencia de la República desde la recuperación de la democracia en ese memorable 5 de octubre de 1988. El electorado dijo entonces que deseaba ser consultado con frecuencia para elegir la máxima conducción del país, y se ha mostrado satisfecho con las bases económicas fundadas en el gobierno autoritario. En las cuatro ocasiones anteriores ha existido poca incertidumbre respecto al resultado, quizá con la sola excepción del mes que transcurrió entre la primera y segunda vuelta en la elección del presidente Lagos. Las razones para tanta certeza han sido claras. La Concertación ha sido el bloque político más exitoso en toda la historia republicana y se ha ganado su permanencia en buena lid. Ha mostrado, sin embargo fatiga y el apronte presidencial tiene características distintas en esta ocasión. Probablemente se aproxima la más competitiva de las elecciones presidenciales hasta ahora.

Es formidable, sin embargo, que la elección deba decidirse entre Frei y Piñera. El más centrista de los posibles candidatos de la Alianza con el más centrista de los posibles candidatos de la Concertación. Chile elegirá un presidente de centro y será el electorado de centro el que incline la balanza. En medio de una crisis internacional, donde normalmente pueden emerger alternativas extremas; en medio de una región latinoamericana que sigue experimentando con malas soluciones populistas, el país opta por un camino moderado y seguro, consolidando lo alcanzado hasta ahora.

El hecho de que el sector más poderoso del bloque oficialista y que ha logrado llegar a la presidencia en las dos últimas elecciones no lleve candidato no deja de ser un hecho importante. Múltiples pueden ser las explicaciones. Para un economista, sin embargo, la baja tasa de crecimiento promedio de estos años no ha permitido sumar o mantener la adhesión de los primeros años. Quizás la tendencia de este sector a privilegiar antes de tiempo la distribución del ingreso por sobre el crecimiento puede estar detrás de este resultado. El gran desarrollo político institucional de estos años no ha estado acompañado con un igual desarrollo de las instituciones económicas descentralizadas que permitan mantener en la parte alta del crecimiento mundial, renovando el entusiasmo del electorado. Nuestra clase política se ha anquilosado y envejecido en el Congreso Nacional, y parece más interesada en mantenerse allí que abrir espacios a las nuevas generaciones. Eso vale para ambos lados. Por su parte, el sector autodenominado “progresista” se ha desprendido, por purga o por desencanto de su tendencia más liberal económica, incrementando así la base de centro indecisa entre ambos bloques mayoritarios. Las tendencias más estatizantes de la concertación han exigido una mayor participación, impulsados por los procesos políticos en Venezuela y Ecuador lo que ha desdibujado la buena síntesis entre la libertad económica y libertad política que represento la Concertación en sus orígenes.

Merito también para ambos candidatos y su persistencia. Los logros y avances del gobierno del presidente Frei en infraestructura vial, portuaria y sanitaria no han sido suficientemente reconocidos y la cuenta que se le ha pasado por la crisis asiática no ha sido adecuadamente balanceada. Definitivamente le achacaron la parte que correspondió al Banco Central. Las ideas y capacidad de gestión de Piñera son seductoras. También es seductora la idea de la alternancia del poder, cuando la fatiga de los cuadros de funcionarios se empieza a confundir con corrupción. Los cuadros de reservas que aguardan su turno son definitivamente muy buenos, por lo que los catastrofistas se equivocaron una vez más. La modernización del Estado, un gran tema pendiente y necesario de los gobiernos de la Concertación, es quizás la más relevante de las tareas que se requieren abordar para mantener el país en la más extraordinaria estabilidad que ha mostrado todos estos años. Una preocupación: aparentemente esta campaña presidencial no se ve como una campaña que confronte ideas y nuevas propuestas para Chile. El debate a esta hora no tiene muchas sustancias, pero esperamos que se enmiende el rumbo. En todo caso será el electorado moderado de centro el que decida. Bien por ello, puesto que en general ha sabido elegir en forma acertada.



Bajar archivo pdf





Gerens S.A.
Avenida Suecia 0142 oficinas 1201 y 1202 - Providencia, Santiago - CHILE
Tel.(+56 2) 2230 9600 - Fax(+56 2) 2230 9615
contactogerens@gerens.cl