Evidente reactivación del empleo y la producción


(columna La Hora, 5-1-2000)

Por: Patricio Arrau P.



La reactivación es evidente y no se entiende la negación que hace de ella el candidato opositor. El empleo y la producción reaccionaron con fuerza en noviembre y se espera el anuncio de un alto IMACEC para los últimos dos meses del año recién pasado. Interesante constatar que la reactivación es de la producción y no de la demanda doméstica, lo que puede deberse a la devaluación.

Insólito debate respecto a las recientes cifras entregadas por el INE y autoridades gremiales. Los anuncios de más de cien mil empleos creados en el trimestre móvil terminado en noviembre y un crecimiento de la producción industrial de 8,5% según el INE y de 7,7% según SOFOFA debieran haber sido acompañados de un coro generalizado de que la reactivación prendió con fuerza. Sin embargo ello no fue así. Ante la negación de la reactivación de parte del candidato Joaquín Lavín, se ha argumentado que los 107 mil nuevos empleos serían mitad estacionales, principalmente asociados a la creación de empleo agrícola, y mitad programas municipales.

Analicemos las cifras. Cuando a las cifras de empleo del trimestre móvil septiembre-octubre-noviembre le sustraemos las cifras del trimestre móvil agosto-septiembre-octubre, en realidad estamos comparando el empleo de noviembre con el empleo de agosto, puesto que los meses de septiembre y octubre son comunes a ambos promedios móviles. Por lo tanto, si el INE anunció 107 mil nuevos empleos, esa cifra debe interpretarse como el empleo de noviembre menos el empleo en agosto, todo dividido por tres. Es decir, entre los meses de agosto y noviembre se crearon 107 mil nuevos empleos cada mes y por ello la cifra absoluta de nuevos empleos en el trimestre mencionado es el triple.

Es cierto que en un año normal el empleo crece fuertemente entre estos meses debido a la salida del invierno y al incremento de la actividad agrícola. Sin embargo, en lugar de realizar un análisis absoluto de las cifras, lo que es complejo por la estacionalidad mencionada, lo relevante es comparar si la tasa de creación de empleos anunciada se parece a un año de fuerte crecimiento económico o bien a un año de estancamiento y de esa manera inferir en forma indirecta si existe o no reactivación. Propongo por tanto comparar a nivel sectorial los empleo creados en los dos últimos trimestres móviles, es decir los 107 mil empleos, con los mismos dos trimestres móviles de años anteriores del período promedio 1994-1997.

Para todos los sectores, con la excepción del comercio, los nuevos empleos de 1999 son del orden o superiores al promedio de empleos creados en los mismos trimestres para 1994-1997, período en que la actividad económica se creció en promedio 7,8%: agricultura 33.890 empleos versus 25.840; industria 7.030 versus 7.390; construcción 18.370 versus 13.670; transportes y comunicaciones 11.850 versus 1.930; servicios financieros 7.260 versus una reducción de 3.000 puestos; servicios comunales 27.050 versus 8.040. Para el agregado, los 107 mil empleos de 1999 se comparan con sólo 57.580 para el promedio 1994-97. Lo anterior es cierto incluso para los años individuales.

¿No es esta una clara evidencia de que la tasa de creación de empleo se compara con los mejores años de crecimiento?. Los empleos de servicios comunales son cerca de 20.000 mayores que un año normal, por lo que los programas especiales no pueden explicar más de un 20% de los nuevos empleos.

El análisis muestra una evidente reactivación como lo confirma el crecimiento de 8,5% de la producción industrial en noviembre, cifra comparable a los mejores años de crecimiento económico. Lo sorprendente es que la demanda agregada doméstica aún se observa deprimida (importaciones), pero la oferta reaccionó con fuerza (empleo y producción). Ello puede deberse al efecto de corto plazo de la devaluación sobre demanda doméstica transable y al estímulo que la misma devaluación genera a la demanda externa y a la producción transable nacional.




Gerens S.A.
Avenida Suecia 0142 oficinas 1201 y 1202 - Providencia, Santiago - CHILE
Tel.(+56 2) 2230 9600 - Fax(+56 2) 2230 9615
contactogerens@gerens.cl