El clima de los negocios


(Columna el Diario, 09-05-02)

Por: Patricio Arrau P.



Abril fue el mes del pago de impuestos, lo que representa un momento de desencanto transitorio para algunos. Abril fue también el mes de las juntas de accionistas, donde los principales empresarios del país aprovechan la ocasión para entregar su opinión acerca de los acontecimientos que envuelven el mundo de los negocios. Aquí también ha existido desencanto. Una y otra vez hemos sido testigos de las alocuciones de los empresarios nacionales y extranjeros acerca del clima de los negocios. Los empresarios se refieren al “entorno ruidoso” en que se desenvuelve la actividad empresarial. Se han anunciado varios proyectos de los sectores regulados que causan incertidumbre mientras no sean conocidos: ley corta eléctrica, ley de pesca y modificación legal en telecomunicaciones para sincronizar las fijaciones tarifarias y “hacer converger” los cargos de acceso. Parlamentarios han puesto en duda la normativa que rige el sector sanitario y han llamado a una revisión de la ley. El proyecto estrella del Gobierno, el Plan AUGE, ha mantenido vivo por casi dos años un ácido debate entre el mundo empresarial privado de la salud y el mundo público de la salud. Los primeros han puesto en duda su supervivencia si se utilizan las cotizaciones de los usuarios de las ISAPRES para financiar a los usuarios del mundo público. La dura discusión del primer año y medio del Gobierno en materia de las leyes laborales y tributarias aún aparece esporádicamente en el listado de explicaciones del estado de la economía nacional. La Ley de Rentas II y los anuncios de alzas de impuestos para los proyectos que no se encuentran financiados mantiene a los contribuyentes a la espera. El nerviosismo respecto del lento desempeño de la economía ha llevado recientemente a un fuerte cuestionamiento desde dentro del bloque gobernante a la política fiscal, con llamados a un mayor gasto público. Cualquier intento por mantener un debate técnico en estas materias, cae presa de un “clima” de confrontación que impide discutir el fondo del problema. El mismo Ministro de Hacienda cae presa de un nerviosismo y desencadena un cuestionamiento a lo bancos por el supuesto no traspaso de las tasas de interés al público. Los empresarios, reunidos en ICARE, vieron atónitos como la conferencia debe ser interrumpida porque los líderes de los principales partidos del país no pueden contenerse en una seguidilla de descalificaciones mutuas. Definitivamente, el entendimiento entre “lo público y lo privado” no logra dejar atrás esta “atmósfera” de confusión, incertidumbres y desconfianzas.

Por su parte, desde el Gobierno se espera que se realicen las expectativas generadas por las señales de recuperación externa, los acuerdos de libre comercio y la Agenda Pro Crecimiento, lo que junto a un nuevo impulso monetario, logre “coordinar” a los actores nacionales en un camino de salida. No está claro que ello ocurra.

El nuevo impuso monetario que probablemente anuncie el Banco Central en el día de hoy se puede convertir en un nuevo placebo para no hacer lo que es necesario hacer. La economía se ha movido nuevamente durante el primer trimestre de más a menos. Luego de un esperanzador crecimiento económico de 2,9% en enero, la cifra de 1,5% de febrero, seguida probablemente de un 1% en marzo (cifra esta última de la última encuesta del Banco Central) nuevamente muestra que no despegamos. El segundo trimestre promete seguir en estos niveles en torno a 2% o 2,5%, y difícilmente la economía crecerá por encima de 3% en 2002. En este contexto, existe una alta probabilidad de que el Banco Central rebaje hoy nuevamente las tasas de interés, previo al Informe de Política Monetaria que se entregará a la opinión pública el próximo miércoles. Las expectativas del mercado son que la rebaja puede ser significativa. No hay peligro inflacionario de una nueva rebaja, pero sí hay peligro de que ésta sea una nueva excusa para seguir esperando.

Escuchar a los empresarios y despejar el gran listado de fuentes de incertidumbre que se describe arriba es el camino a seguir. Retomar la venta de los activos públicos en sanitarias reportará al Estado US$ 1.000 millones. Si 12 millones de chilenos están siendo atendidos por empresas sanitarias privadas, es necesario culminar el proceso para los 3 millones que faltan. Esos recursos, junto a todos los otros recursos por pagos de venta de activos (concesiones portuarias, viales, participaciones remanentes en las sanitarias ya vendidas, etc.) pueden asignarse a un fondo de respaldo de gastos sociales. Los presidentes de ambos partidos de la Alianza han aceptado este modo de financiamiento de gastos sociales. Ello permite posponer todas las alzas de impuestos sin postergar los programas sociales.

Podemos crecer a 6% el 2003, pero también podemos crecer al 3%. El Fondo Monetario Internacional no tiene nada que decir al respecto. Los problemas no se encuentran en el plano de la política monetaria, ni de la confianza externa. Afortunadamente, las variables que nos afectan están en nuestro control. Sólo tenemos que verlas.


Bajar archivo pdf





Gerens S.A.
Avenida Suecia 0142 oficinas 1201 y 1202 - Providencia, Santiago - CHILE
Tel.(+56 2) 2230 9600 - Fax(+56 2) 2230 9615
contactogerens@gerens.cl