Acuerdo Chile-UE, un ejemplo a replicar


(Columna el Diario, 11-07-02)

Por: Patricio Arrau P.



Poco a poco se comienza a conocer los resultados del acuerdo de Chile con la Unión Europea (UE) y se descubre el extraordinario éxito país que éste representa. No existe otro tema en el debate que concite tanto consenso nacional, y sin embargo, preferimos seguir enfrascados en los “dimes y diretes” de los temas que nos dividen. El acuerdo entrega las claves para replicar en otros ámbitos este exitoso proceso de reforma.

El acuerdo

El pacto es muy amplio, por lo que haremos referencia al impulso económico que representa la parte comercial de desgravación arancelaria. Un mercado de 370 millones de personas, con otros 100 millones que se incorporan el año 2004, principalmente nuevos países de Europa del Este, se abre ante nuestros ojos. En primer lugar se destruye un absurdo que habían construido los países desarrollados para “protegerse” de aquellos en desarrollo, como es el escalonamiento arancelario en su estructura. Los países en desarrollo reciben con gusto y a bajos aranceles nuestros productos primarios (cobre, celulosa, etc.) pero tienen altos aranceles para nuestros productos de mayor valor agregado. Estos llegan en Europa al 28,5% para jugos de pera, más de 20% para otros jugos concentrados y purés de manzana, entre 15 y 20% para conservas, miel natural, frutas congeladas, concentrados de tomate, etc. Los textiles rodean el 10% de arancel.

La primera gran noticia es que el 99,8% de los productos industriales se desgrava en forma inmediata y el resto en 3 años. En materia agrícola el acuerdo es notable. El sector exportó el 2001 US$ 706 millones con un arancel promedio de 10,4%, donde destacan vinos y licores, con cerca de US$ 280 millones y fruta fresca con US$ 250 millones. Los vinos y licores se desgravan en 4 años y el 85% de la fruta en forma inmediata. También entrega un nuevo mercado pecuario de exportación. Se negociaron cuotas libres de entrada para casi 15.000 toneladas de carnes rojas, porcinos, aves, ovinos y quesos, lo que consolidará el sector exportador pecuario chileno.

En materia de pesca se resguardó la soberanía de las 200 millas y se abrió la inversión controladora extranjera en nuestra flota pesquera. Asimismo, se logró desgravar 75% de los productos en forma inmediata y 4 años. Finalmente, el capítulo de servicios financieros es un acuerdo recíproco para invertir en instituciones financieras en igualdad de condiciones con los nacionales.

Ejemplo a replicar

El acuerdo representa una gran oportunidad para expandir nuestra base exportadora con valor agregado. Aunque el camino seguido no está exento de riesgos, como la competencia que representan los nuevos países entrantes a la UE para nuestros productos, tanto para los que exportan a Europa como para los sustituidores de importaciones en Chile, no cabe duda que la estrategia es ganadora. Ya hay inversionistas extranjeros buscando invertir en Chile para exportar a Europa. Así, el acuerdo reimpulsará a Chile como centro financiero internacional.

¿Cómo fue posible este logro país? El éxito no habría podido realizarse sin la mancomunión del sector político, representado por la Canciller Soledad Alvear, los técnicos del Gobierno, interpretado por Osvaldo Rosales, y el sector privado, personificado por todos sus dirigentes. Algunos de estos últimos han destacado que es primera vez que los invitan a participar tan intensamente en negociaciones de este tipo. Muchos debieron deponer sus intereses particulares en vista de interés más general del país.

En el mismo espíritu, el presidente de Asexma, Roberto Fantuzzi, en su muy singular estilo, invitó al país a configurar un equipo público-privado que reimpulse el progreso y el crecimiento. Es posible replicar este encuentro en otras áreas de la realidad nacional como el caso de la reforma a la salud, donde hay que abandonar la lógica del mero conflicto político. No se avanza si un día es necesario atacar a los empresarios de la salud para compensar a los enojados gremios. Son los empresarios privados los que tomas las decisiones de inversión y empleo en un sistema como el nuestro, y por tanto, la opinión que ellos tengan de cómo organizar el nuevo sistema público-privado que emerge de la reforma de salud requiere una mayor consideración.

Cada uno en sus planos. Los gremios tienen derecho a exigir compensación por los derechos adquiridos que serán modificados y a buscar respeto a las leyes laborales, pero la nueva estructura de gestión que requieren los hospitales se debe buscar en quienes saben gestionar, organizar recursos y producir servicios de prestaciones.


Bajar archivo pdf





Gerens S.A.
Avenida Suecia 0142 oficinas 1201 y 1202 - Providencia, Santiago - CHILE
Tel.(+56 2) 2230 9600 - Fax(+56 2) 2230 9615
contactogerens@gerens.cl