Co-ompetencia en medios de pagos electrónicos


(Columna de opinión La Tercera, 19 de septiembre de 2015)

Por: Patricio Arrau P.
Ph. D. Economía, U. de Pennsylvania



La palabra viene de la expresión en inglés co-ompetition, una combinación de colaboración y competencia. Otros también se refieren a este concepto como co-competencia o co-competition. Es definitivamente es el nuevo marco conceptual e institucional que se requiere para el desarrollo de los medios de pagos digitales o electrónicos que tienen un tremendo potencial de inclusión social. Hace tan solo un siglo atrás, mientras amplios sectores transaban bienes y servicios con papel moneda de amplio poder de compra en las ciudades de Chile, ciudadelas enteras de mineros en el norte transaban con las fichas que les entregaban sus patrones y que solo podían ser utilizadas para adquirir bienes en las pulperías de la propia ciudadela de propiedad de sus patrones, a los precios que ellos determinaban. Ello terminó con una marcha a Iquique y una matanza indiscriminada, decidida por autoridades incapaces de comprender los tiempos nuevos de entonces. Hoy las amplias oportunidades que tienen los sectores de mayores ingresos de utilizar las más modernas tecnologías electrónicas de pagos y transferencias están al alcance de todos los chilenos, pero permanecen recluidas a las comunas de mayor densidad y de mayores ingresos. Para el resto de la población, el efectivo es la única solución y es un medio de pago y de mantención de dinero crecientemente inseguro. Los avances tecnológicos permiten hoy la universalidad de pagos electrónicos en cada almacén de Chile, en cada comuna. Todos tenemos derecho a gozar de la seguridad y la conveniencia de estos modernos medios de pago y ello hoy está al alcance de la mano. Afortunadamente, la iniciativa del anterior gobierno ha sido tomada con fuerza por el actual, y el proyecto de ley de medios electrónicos con provisión de fondos, enviado al Congreso en noviembre de 2013, es muy probable que sea ley en diciembre de este año. ¿Qué se requiere para que esta revolución tecnológica se universalice, y cada chileno, de cualquier nivel social, y cada comerciante, de cualquier tamaño, tengan acceso a estos modernos sistemas?. Muy simple, se requiere co-ompetencia, al interior del sector privado y entre el sector privado y el sector público. Una nueva alianza estratégica público-privada que diseñe un nuevo mercado y un nuevo marco institucional de colaboración y competencia. ¿Qué tienen en común en estas materias, los bancos, sus empresas de apoyo al giro, las marcas de tarjetas internacionales, las cajas de compensación, las cooperativas, las casas comerciales, el Metro y su tarjeta BIP!, las asociaciones gremiales de emprendedores, comerciantes, feriantes y de consumidores, que los puede llevar a todos a colaborar entre sí?. Que tienen un enemigo común: el efectivo y su reemplazo por los medios de pagos electrónicos. Así como el papel moneda expandió el comercio y generó mucha riqueza social al sustituir la economía de intercambio, el mundo de los pagos digitales expandirá el intercambio comercial y la riqueza en cada rincón de Chile reemplazando al efectivo y al cheque de papel para todos por igual. El Estado y los privados tienen una oportunidad para abordar este revolucionario desafío de inclusión social con colaboración. Una rápida universalidad de medios de pago permite realizar enormes economías de red que se diseminan en beneficios sociales y económicos para todos los actores. Para ello, de esa colaboración público-privada debe emerger un mercado de competencia sana, con precios y relaciones comerciales eficientes. Las nuevas tecnologías y redes inalámbricas, así como los nuevos teléfonos móviles inteligentes, que han penetrado en todos los segmentos de la población, dejaron atrás los viejos monopolios de redes y las barreras de entrada a todos los segmentos del mercado. Una vez aprobado este proyecto de ley este año, en tan solo un par de años veremos un cambio impresionante de formas de pagos, ahorros, y transferencias entre personas, de todos los niveles sociales y en los comercios de todos los tamaños. Para ello se requiere tan solo colaboración y competencia.





Bajar archivo pdf





Gerens S.A.
Avenida Suecia 0142 oficinas 1201 y 1202 - Providencia, Santiago - CHILE
Tel.(+56 2) 2230 9600 - Fax(+56 2) 2230 9615
contactogerens@gerens.cl