El Que Llama Paga


(columna El diario 16-12-98)

Por: Patricio Arrau P.



Aunque con algunos aspectos que se espera se subsanen en el tiempo, la Subsecretaría de Telecomunicaciones ha implementado el esperado sistema de tarificación de llamadas para las concesionarias de telefonía móvil, que entrará en vigencia en enero próximo. Este es un paso gigante en la dirección de eliminar distorsiones y de promover competencia en las telecomunicaciones, lo que se traducirá en un enorme beneficio para el usuario final de los servicios. Esto último, desafortunadamente, no parece estar suficientemente claro para algunos representantes de los consumidores.

El día 19 de noviembre recién pasado, la Subsecretaría de Telecomunicaciones (SUBTEL) informó a las empresas del sector la nueva estructura de tarifas de interconexión o cargos de acceso que deberán pagar las empresas concesionarias de telefonía fija a las empresas concesionarias de telefonía móvil por las llamadas que originen sus suscriptores y que terminen en la red de la empresa móvil. A su vez, las empresas de telefonía fija cobrarán a los suscriptores el costo de dicho cargo de acceso, por lo que en realidad de este modo se está implementando el esperado sistema "el que llama paga", que no es más que la manera de implementar un principio de total sentido económico: quien decide tomar un teléfono y llamar a otra persona debe pagar e costo económico de su decisión.



El sistema actual

Actualmente, cuando un suscriptor de telefonía fija llama a otro suscriptor de telefonía fija debe pagar el costo de dicha decisión, precio llamado Servicio Local Medido (SLM) que alcanza a unos $ 17 por minuto en horario normal. El receptor de dicha llamada no cancela costo alguno, por lo que se puede decir que el sistema "el que llama paga" está vigente entre teléfonos de telefonía fija. Lo mismo es cierto cuando se trata de llamadas internacionales, donde el receptor de una llamada no paga nada, sino que el costo de utilizar las redes nacionales e internacionales para llamar a otro país corresponde es asumido por el originador de la llamada. Tratándose de telefonía móvil, sin embargo, este fundamental principio de simple sentido común no se había implementado, en parte debido a las debilidades del marco regulatorio que sustenta el sector de telecomunicaciones y en parte debido a la oposición de las empresas de telefonía local fija en general y del operador dominante en particular.

Por ello, al entregarse licencias de telefonía móvil, las compañías concesionarias se vieron obligadas a cobrar al abonado móvil no sólo el costo de salida de llevar una llamada de la red móvil a la red fija, sino que, al estar imposibilitados de cobrar al suscriptor de red fija el costo de las llamadas originadas por él y terminadas en la red móvil, debieron cobrar también al abonado móvil las llamadas recibidas, vengan de donde vengan. Entre las compañías concesionarias fija y móvil, existe actualmente un cargo de acceso simétrico, que equivale al 63% del SLM, siendo que el costo de llevar una llamada a través de la red móvil en muy superior al costo de llevar una llamada a través de la red fija.

La consecuencia de este singular sistema es que el usuario fijo no enfrenta el verdadero costo de su decisión y el usuario móvil enfrenta un costo excesivo por su servicio, lo que trata de controlar manteniendo su teléfono móvil apagado por un mayor tiempo que el que desearía si la llamada de entrada no tiene costo, lo mantiene el sistema móvil con altos costos y baja penetración.

En realidad, el costo social de esta distorsión no sólo es el mayor precio y menor tiempo en que utiliza el teléfono el abonado móvil, sino que al impedir la masificación del sistema de telefonía móvil, se imposibilita que las empresas ofrezcan nuevos planes de prepago y otros que darían acceso a esta nueva tecnología a vastos sectores de la población. Asimismo, también se impide que la telefonía móvil se convierta en una efectiva competencia para las empresas de telefonía fija, lo que perjudica a todos los usuarios que no pueden beneficiarse con las ventajas de la promoción de competencia en sectores tradicionalmente monopólicos. Por ello, la implementación del sistema "el que llama paga" se traducirá en nuevos beneficios y servicios para todos los usuarios de telefonía, no sólo para los actuales abonados de telefonía móvil.



El nuevo sistema y el nuevo precio

La manera de implementar el nuevo sistema ha sido a través de regular los cargos de acceso. SUBTEL ha fijado nuevos cargos de acceso a las redes de telefonía móvil, lo que en realidad elimina la simetría que existe actualmente en los cargos de acceso entre telefónicas fijas y móviles y permite que las empresas de telefonía móvil puedan cobrar el verdadero costo de llevar una llamada desde el punto de terminal de su red hasta el abonado móvil cuando la llamada es originada fuera de dicha red móvil.

Adicionalmente, la SUBTEL permitirá con el nuevo sistema que las concesionarias de telefonía fija cobren en forma explícita al suscriptor de telefonía fija el costo de este cargo de acceso. De este modo, lo que en realidad se está permitiendo es que las empresas de telefonía móvil puedan cobrar al usuario final de telefonía fija el costo de las llamadas originadas por ellos en lo que respecta al uso de la red móvil. La operatoria propiamente tal es la siguiente. Cuando un usuario de telefonía fija decida llamar a un abonado de telefonía móvil, entonces la compañía concesionaria fija cobrará a este usuario el costo del SLM por el uso de la red fija y cobrará el nuevo cargo de acceso por el uso de la red móvil el que traspasará a la concesionaria de telefonía móvil.

A la inversa, cuando un abonado de una concesionaria móvil decida llamar a un teléfono de red fija, pagará a la concesionaria móvil el costo de su plan, que en condiciones de competencia debe incluir tanto el costo de utilizar la red móvil como el cargo de acceso por el uso de la red fija (63% del SLM), costo este último que la concesionaria móvil debe pagar a la fija. Así cada usuario deberá pagar por llamada un monto global que cubra los verdaderos costos de utilizar las redes y cada concesionaria recibirá el precio que cubre su inversión.

¿Cuál será éste nuevo cargo de acceso o precio que pagarán los usuarios de red fija por llamada terminada en la red móvil? LA SUBTEL ha determinado que este precio será un máximo de $ 86 más IVA por minuto en horario normal y $ 60 más IVA en horario de baja o reducido. ¿Cubre este precio el verdadero costo por utilizar la red móvil?. Con la excepción de una compañía vinculada al operador dominante en telefonía local, las otras compañías de telefonía móvil consideran que el costo de transmitir un minuto supera con creces los $ 100 más IVA. Es muy posible que el costo fijado por SUBTEL sea bajo, puesto que los actuales planes de telefonía móvil contemplan precios superiores por minuto y aún así las empresas no están obteniendo resultados positivos. Como se observa del cuadro adjunto, las empresas telefónicas en general, incluidas las de telefonía móvil, han sufrido importantes pérdidas entre enero y septiembre de 1998; sólo CTC ha tenido ganancias. Esta situación sin duda es un reflejo de lo difícil que ha sido promover competencia en el sector de telecomunicaciones, sin desmerecer que también existen buenas y malas decisiones de parte de las empresas que han afectado sus resultados. En todo caso, la llegada del sistema "el que llama paga" tenderá en el tiempo a ser un factor de una mejor distribución de los excedentes del sector.



Aspectos pendientes

Asimismo, será necesario ir ajustando en el tiempo algunos aspectos pendientes. Por ejemplo, SUBTEL fijó un solo precio para todo el país, sin incorporar un componente de larga distancia nacional, lo que puede producir distorsiones. Ello ocurre puesto que es posible que resulte más barato llamar desde un teléfono fijo de Arica a un celular en Punta Arenas en lugar de realizar la llamada una llamada de larga distancia nacional normal. Ello sin duda es una distorsión que deberá eliminarse. SUBTEL evitó incorporar un componente de larga distancia en el sistema "el que llama paga" puesto que el usuario que origina una llamada no sabe exactamente en que lugar de Chile podría estar el destinatario de la llamada, y por ende no conocería el precio de su llamada al momento de realizarla. Este problema puede subsanarse con un aviso al usuario que llama para que tenga la opción de interrumpir la llamada si el destinatario no se encuentra en la zona primaria del originador.

En todo caso, el lanzamiento del nuevo sistema es un paso gigante en la dirección de eliminar distorsiones y de promover competencia en las telecomunicaciones, lo que se traducirá en un enorme beneficio para el usuario final de los servicios. Esto último, desafortunadamente, no parece estar suficientemente claro para algunos representantes de los consumidores.




Gerens S.A.
Avenida Suecia 0142 oficinas 1201 y 1202 - Providencia, Santiago - CHILE
Tel.(+56 2) 2230 9600 - Fax(+56 2) 2230 9615
contactogerens@gerens.cl