Dólar y tasas largas: ¿Algo más que hacer?


(Columna diario La Tercera, 27/10/2005)

Por: Patricio Arrau P.



Interesante se está poniendo de nuevo el debate macroeconómico. Varios analistas prenden las alarmas respecto a la necesidad de acelerar el paso en el incremento esperado de la Tasa de Política Monetaria. Hay cierta preocupación con la vuelta de una mayor inflación y con el eventual déficit en cuenta corriente, el que se encuentra elevado a precios normales del cobre y otros productos de exportación. Según algunos, Corbo estaría pronto a enfrentar su prueba de fuego, al acercarse el momento en el cual el Consejo deberá decidir mayores tasas, aguando la fiesta y eventualmente poniendo mayor presión sobre el tipo de cambio. Ya emergen también, aunque tímidamente todavía, las voces que claman por mayor ahorro fiscal para apoyar el tipo de cambio, evitando una mayor apreciación.

Interesante debate, pero incompleto. Es muy conveniente conceptualmente separar la discusión macroeconómica propiamente tal, asociada a las variables fundamentales de la economía, de la discusión financiera propiamente tal, asociada a los estados de las expectativas y a los eventuales desvíos de los precios financieros de dichos fundamentales macroeconómicos. Vamos por parte.

La discusión presentada en el primer párrafo se refiere a los elementos más permanentes y fundamentales de los equilibrios macroeconómicos, incluidas las teorías del ciclo económico. Los economistas podemos aproximar como se asocia el precio del dólar, las tasas de interés, tanto cortas como largas, salarios, inflación, etc., en el contexto de equilibrios de mediano y largo plazo de los procesos de ahorro-inversión, brecha producto efectivo-producto potencial (empleo efectivo-empleo natural), factores productivos y precios externos de tasas y términos de intercambio. Los equilibrios macroeconómicos en este contexto están determinados por parámetros permanentes de las preferencias de los consumidores, tecnologías de producción disponibles para las empresas, y opciones de política como el superávit o déficit fiscal. En este contexto, la opción de política del Banco Central es elegir la tasa de interés de corto plazo, motivado por algún objetivo de mediano o largo plazo. En nuestro caso ese rol lo cumple la meta de inflación de 3% anual (más menos 1%). En el contexto de la flotación cambiaria limpia que profesa el Banco Central, cualquier comentario a favor de la política cambiaria es interpretado como una “presión corporativa” de los exportadores y se emplaza a Corbo a “no ceder y a pasar la prueba de fuego”.


Bajar archivo pdf





Gerens S.A.
Avenida Suecia 0142 oficinas 1201 y 1202 - Providencia, Santiago - CHILE
Tel.(+56 2) 2230 9600 - Fax(+56 2) 2230 9615
contactogerens@gerens.cl