Más y mejores créditos universitarios


(Columna diario La Tercera, 27/01/2006)

Por: Patricio Arrau P.



Una vez que logremos tomar distancia del barullo que se ha armado con el error informático que ocasionó una temporal mala asignación de los nuevos créditos a los alumnos universitarios, tendremos que concluir que “no hay mal que por bien no venga”. Todos los alumnos que calificaban para el crédito, es decir más de 49 mil, tendrán su merecido crédito. De no haber ocurrido este error, sólo 14 mil habrían obtenido el crédito y quien sabe cuantos de los 35 mil restantes habrían quedado sin la posibilidad de estudiar. Lo que nunca sabremos es si los padres y universitarios de ese grupo se hubiesen quedado muy tranquilos.

Hace años que el sistema de financiamiento universitario estaba en crisis. El 50% de los desembolsos de créditos se acumulaba como incobrable y en muchos casos porque el beneficiado simplemente no pagaba pudiendo hacerlo. Año a año los dirigentes estudiantiles de las universidades del Consejo de Rectores se movilizaban para exigir al Estado más créditos y al mismo tiempo se oponían a permitir que sus compañeros de las universidades privadas e institutos de educación superior pudieran acceder a financiamiento público. Tampoco aceptaban mejorar los mecanismos de cobranza a través del recaudador natural para este caso: el Servicio de Impuestos Internos. Los estudiantes universitarios de las universidades del Consejo de Rectores, otrora paladines de la justicia social, se habían convertido en un poder corporativo que defendía sus propios intereses.

El interés de los jóvenes por cursar estudios superiores ha crecido exponencialmente de la mano de la creciente oferta de las instituciones privadas de educación superior. Ellas han capturado el interés de segmentos socioeconómicos emergentes que están dispuestos a endeudarse y apostar a un mejor futuro profesional. El país necesita de estos apostadores, no solo porque se requieren más y mejores profesionales, sino que porque también son ellos quienes están derribando las barreras de la movilidad social, puesto que en las universidades del Consejo de Rectores existe una mayor proporción de alumnos de altos ingresos. Justo es, por tanto, expandir el financiamiento universitario a todas las universidades.

El gobierno del Presidente Lagos, dadas las restricciones políticas mencionadas, se abocó a un nuevo diseño que permitiera a los jóvenes excluidos del sistema de crédito fiscal encontrar financiamiento para sus estudios y expandir significativamente el financiamiento universitario. El esquema era complejo y tenía como propósito obtener el interés del sistema financiero para prestar a los jóvenes a largo plazo, con aval parcial del Estado y las universidades y acotando el costo financiero lo más posible. Encargó el diseño y la implementación a un profesional de reputado prestigio en el sector financiero, Christian Larraín, a quien conozco muy de cerca. En poco tiempo el complejo sistema estaba diseñado y operativo, y pudo ponerse en ejecución para este año académico. Un gran logro.

Nada más injusto que el trato que ha recibido Christian Larraín debido al error informático en la asignación de los créditos. Particularmente perturbadoras son las palabras que el diputado Lonqueira pronunció en la Cámara de Diputados, donde no escatimó en inventar un conflicto de interés y un grave conflicto ético de parte de Christian Larraín. Nada más falso, como ha quedado claro en los últimos días. Pocas personas tienen la rigurosidad ética y profesional con la cual Christian Larraín dirige sus asuntos. Parece ser que la incontinencia verbal se ha apoderado de algunos diputados recién han sido elegidos para el Senado. No se si es mas grave lo dicho por el diputado Girardi o por el diputado Longueira. El primero acusó de ladrones a los ejecutivos de las AFP y las Isapres, pero sin mencionar un nombre. El segundo, sin evidencia alguna, no dudó en enlodar la honra de un profesional que asumió su responsabilidad por el error de un subordinado.

Lo importantes es que el nuevo diseño de financiamiento universitario está operativo y ayudará a 49 mil jóvenes a estudiar este año. Ello pondrá un piso para el próximo año, de modo que gracias al error informático, más jóvenes podrán alcanzar el sueño de ser profesionales en los años venideros.


Bajar archivo pdf





Gerens S.A.
Avenida Suecia 0142 oficinas 1201 y 1202 - Providencia, Santiago - CHILE
Tel.(+56 2) 2230 9600 - Fax(+56 2) 2230 9615
contactogerens@gerens.cl